Lun. Dic 16th, 2019

Habían denunciado su desaparición en Quilmes y apareció en la morgue de Lomas de Zamora

Un joven de 29 años que estaba desaparecido desde hacía al menos dos semanas fue encontrado en la morgue judicial de Lomas de Zamora, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Alan Mena, quien estaba siendo buscado por su familia tras haber radicado una denuncia por «averiguación de paradero» en la comisaría 5ta. de La Cañada, en Quilmes.

Tras su desaparición, los padres de Mena hicieron una denuncia el 20 de noviembre dado que hacía varios días que no regresaba a su casa.

Según las fuentes, el fiscal Jorge Saizar, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 del Departamento Judicial Quilmes, dispuso una serie de rastrillajes en búsqueda de Mena.

Además, durante los días de su desaparición la familia realizó dos marchas con cortes de calles para reclamar el hallazgo del muchacho y fue recibida por el funcionario judicial.

«Había un supuesto testigo, el cual nunca se presentó a declarar, que le había dicho a la familia que lo había visto pelearse con un vendedor de drogas», dijo a Télam un jefe encargado de la pesquisa.

Con ese dato, la Dirección Departamental de Investigaciones local iba a rastrillar la zona cercana a un arroyo porque suponían que podía haber sido arrojado allí.

Sin embargo, desde la morgue judicial de Lomas de Zamora informaron al fiscal que había un hombre fallecido con las características similares de Mena, quien tenía un tatuaje con el nombre de su hijo.

En esa ocasión, el efectivo repelió el ataque con su arma reglamentaria y mató a Mena, cuyo cuerpo quedó como NN en la morgue hasta que fue identificado.

Un joven de 29 años que estaba desaparecido desde hacía al menos dos semanas fue encontrado en la morgue judicial de Lomas de Zamora y se estableció que había muerto baleado el 14 de noviembre cuando quiso robarle a un policía en Wilde, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Alan Mena, quien estaba siendo buscado por su familia tras haber radicado una denuncia por «averiguación de paradero» en la comisaría 5ta. de La Cañada, en Quilmes.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el joven había purgado una pena por «robo calificado» y había recuperado la libertad en octubre de este año.

Tras su desaparición, los padres de Mena hicieron una denuncia el 20 de noviembre dado que hacía varios días que no regresaba a su casa.

Según las fuentes, el fiscal Jorge Saizar, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 del Departamento Judicial Quilmes, dispuso una serie de rastrillajes en búsqueda de Mena.

Además, durante los días de su desaparición la familia realizó dos marchas con cortes de calles para reclamar el hallazgo del muchacho y fue recibida por el funcionario judicial.

«Había un supuesto testigo, el cual nunca se presentó a declarar, que le había dicho a la familia que lo había visto pelearse con un vendedor de drogas», dijo a Télam un jefe encargado de la pesquisa.

Con ese dato, la Dirección Departamental de Investigaciones local iba a rastrillar la zona cercana a un arroyo porque suponían que podía haber sido arrojado allí.

Sin embargo, desde la morgue judicial de Lomas de Zamora informaron ayer al fiscal que había un hombre fallecido con las características similares de Mena, quien tenía un tatuaje con el nombre de su hijo.

Los investigadores establecieron que el joven había muerto el 14 de noviembre cuando junto a dos cómplices asaltó a un policía en Wilde.

En esa ocasión, el efectivo repelió el ataque con su arma reglamentaria y mató a Mena, cuyo cuerpo quedó como NN en la morgue hasta que ayer fue identificado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *