«En Italia se vive una incertidumbre total», dijo el tenista nacido en Quilmes, Juan Pablo Paz

 El tenista argentino Juan Pablo Paz, varado en Milán luego de que la actividad en el circuito se detuviese por la pandemia de coronavirus, confesó que en Italia «se vive una incertidumbre total» y que la situación se agravó en las dos últimas semanas, al punto de que no sabe cuándo podrá regresar a la Argentina debido a que el aspecto económico es fundamental para su carrera y al no competir se le van acabando los recursos.

«Estoy en Milán, en cuarentena, acá todo el mundo está en su casa y únicamente se puede salir al supermercado, la farmacia o a pasear el perro, no mucho más. Se vive una incertidumbre total, en mi caso iré viendo como sigue la situación en las próximas dos semanas y después decidiré si regreso a la Argentina», reveló el tenista nacido en Quilmes hace 25 años.

Paz, actualmente ubicado en el puesto 639 del ranking mundial de la ATP, aunque llegó a estar en el casillero 284 en mayo de 2017, ganó en enero pasado el torneo Future de El Cairo, y luego en febrero llegó a la final del certamen de la misma categoría jugado en Antalya, Turquía.

«En las dos últimas semanas la situación se agravó muchísimo, cambió todo. Se dice que el pico de la pandemia será el domingo próximo y después debería empezar a bajar, pero está complicado, Italia es el segundo país más infectado después de China, pasó todo muy de golpe», añadió «Juampi» Paz en la entrevista con Télam.

El tenista radicado en Berazategui tenía previsto jugar un torneo en Croacia cuando se agravó la situación del coronavirus con la multiplicación de casos y necesita competir para generar ingresos y poder mantenerse en Europa.

«Mi situación es complicada, no puedo planear a largo plazo, es más bien el día a día. Tenía previsto jugar Interclubes en Alemania pero creo que no podré hacerlo y lo pensaré dos veces antes de gastar dinero en un pasaje para regresar a la Argentina, ya que en una de esas si todo mejora deberé retornar a Europa», expresó Paz.

El quilmeño, hincha fanático de River y admirador de Marcelo Gallardo, estaba considerado como una de las promesas del tenis nacional allá por 2013, eso motivó al entonces capitán de Copa Davis, Martín Jaite, a llevarlo para entrenar como sparring a la serie de semifinales del Grupo Mundial que la Argentina jugó en Praga ante la República Checa, en septiembre de ese año.

Esa serie, jugada en la capital checa el 13, 14 y 15 de septiembre de 2013, en el imponente estadio O2 Arena, favoreció a los europeos por 3-2 con dos tenistas sobresalientes como Tomas Berdych y Radek Stepanek, mientras que la Argentina formó con Juan Mónaco, Leonardo Mayer, Carlos Berlocq y Horacio Zeballos, más Federico Delbonis como quinto jugador y Juan Pablo Paz como sparring.

«Tengo contacto permanente con mi familia y me pone muy contento que en la Argentina se haya tomado conciencia de la situación. Se que tomaron el ejemplo de lo que sucede acá, que se haya parado todo rápido sirve para combatir el virus y frenar el contagio, y ojalá eso ayude a que no sea tan grave como en Europa, donde al principio creo que se subestimó el problema», analizó Paz.

El mundo del deporte en general está convulsionado con la pandemia de coronavirus y el del tenis en particular sufrió la cancelación de varios torneos, y la postergación de otros muy importantes como Roland Garros, que en vez de jugarse la última semana de mayo y la primera de junio, se trasladó para fines de septiembre y principios de octubre.

«Mis padres están preocupados, lógicamente, por mi situación. Mi plan es esperar a ver como evoluciona esto, aunque pienso que si a China le tomó tres meses retomar las actividades, y que acá en Italia recién atravesamos el primer mes, entonces falta muchísimo para que se vuelva a jugar al tenis, creo que más de tres meses, algo que económicamente me afecta como sucede con la economía a nivel mundial», razonó el tenista.

El quilmeño confesó finalmente que mientras entrena la parte física (lo único que puede hacer encerrado) se puso a estudiar japonés y que también descubrió que le gusta dibujar y eso lo entretiene y le permite sobrellevar la situación.

«Cuando comenzó este problema estaba por competir en Croacia y no sabía como reaccionar, ahí fue cuando la AAT me dio una mano, se puso en contacto conmigo y me solucionaron un par de cosas para que pudiera instalarme en Italia. Está bueno que todos los que están al frente sean ex tenistas porque entienden mejor de qué se trata», concluyó Paz. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *