«Nos importa más el dinero que la solidaridad», aseguró el DT de Quilmes

Facundo Sava fue uno de los primeros en pegar el grito. Incluso antes de que River tomara la decisión de no presentarse a jugar contra Atlético Tucumán y que los protagonistas se rebelen contra los dirigentes que pretendían que el fútbol continuara, el Colorado se había manifestado en contra de que no se parara antes. Ya con la sociedad mucho más consciente del peligroso avance del coronavirus, el DT de Quilmes y psicólogo social atiende el llamado de Olé para analizar los cambios vertiginosos que tuvieron que llevarse a cabo en los últimos días, los efectos y consecuencias de la pandemia que mantiene en vilo a la humanidad y su rol como cabeza de grupo a la distancia.

-¿Qué les dijiste a los jugadores antes de arrancar el aislamiento?

-Que se cuiden, que no salgan, que traten de comer bien y entrenarse como puedan. El cuerpo técnico, con los profes a la cabeza, los siguen día a día. Es muy importante que se queden con sus familias y que pasemos esto de la mejor manera posible.

-¿Y qué hacen los técnicos mientras tanto?

-Miramos partidos, a los rivales que vienen, analizamos cuestiones estadísticas del equipo. Pero la realidad es que estamos más metidos en cuidarnos, como el resto de la sociedad. En lo personal, estoy leyendo mucho.

Sava volvió al Cervecero y tuvo un arranque irregular (FOTO Prensa Quilmes).
Sava volvió al Cervecero y tuvo un arranque irregular (FOTO Prensa Quilmes).

-¿Qué análisis hacés del comportamiento de la sociedad ahora?

-No es fácil. Nos estamos dando cuenta de que el ser humano y su naturaleza, la ambición por el poder y creer que podemos con todo nos llevó a esta situación. Puede servir para que tomemos consciencia de que hay cosas más importante a que el poder y el dinero: el amor, la familia, la salud… Si lo que pasa sirve para que nos caiga esa ficha, será para mejor.

-¿Crees que esto puede cambiar al sistema tal y como lo conocemos?

-Tengo la esperanza, sí. Era algo que se veía venir, aunque no sé si en este nivel. Lo dijo Bill Gates en una conferencia, que no iban a ser las bombas ni las armas sino un virus lo que cambie todo. La desesperación por el poder nos llevó a esto y es lo que debe corregirse primero.

-¿Proyectás a que la cuarentena sea hasta el 31/3?

-Creo que va a ser más largo. Por intuición, eh. Vamos a tener que tener mucho cuidado. Encima se viene el invierno.

-¿Notás que hay dos sectores muy antagónicos en la sociedad ahora? ¿Un grupo muy inconsciente y otro extremadamente paranoico?

-Todos tenemos que darnos cuenta de la realidad, poner los pies sobre la tierra. Tanto de un lado como el otro. Los que salen a la calle como si nada pasara o los que acusan a cualquiera. En algún punto, todos somos responsables de esta situación.

-¿Fueron a tiempo las medidas del gobierno?

-El viernes que River paró a la tarde, a la mañana ya había declarado que había que parar todo. Por lo que venía leyendo de lo que pasaba en Europa y Asia se notaba que era algo muy serio. Cuanto antes se hubiese hecho, mejor.

-¿Qué te pareció el accionar de los gremios de futbolistas y técnicos?

-No son independientes. Responden a otros intereses.

-Bueno, pero eso es algo que se puede cambiar…

-No podemos cambiarlo porque no somos solidarios. Nos importa más el dinero que la solidaridad. Tiene que haber muchos que decidan cambiar eso, no uno agarrando la bandera. La sociedad en la que vivimos divide más de lo que une.

-¿Qué sentís? ¿Miedo? ¿Preocupación?

-Todos tenemos un poco las dos. Los miedos son parte de la naturaleza. Hay que hacerse cargo y afrontarlos. No existe la persona que no lo tenga.

-¿Y Quilmes? Se metieron de nuevo en el lío de luchar por la permanencia…

-Siempre estuvimos en el lío de la permanencia. Pero fuimos superiores a todos los rivales con los que jugamos, creamos un promedio de 16 situaciones de gol por partido y tres iban al arco. Y los rivales nos crearon un promedio de cinco y tres iban al arco. Esto es estadístico, eh. Fallamos en acertar al arco y a veces en quedar expuestos. Pero en líneas generales jugamos siempre mejor que el rival. Pero vamos partido a partido.

Fuente: Olé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *