Un mes sin rastros: continúa el misterio por la desaparición de un abogado de Quilmes

Pasó ya un mes y el misterio de la desaparición del abogado Salvador Altamura sigue sin ser resuelto. Su familia está convencida de que fue víctima de una trampa y que, cautivo, fue torturado para que revelara dónde guardaba una importante suma de dinero. Esa plata, que iba a ser destinada a pagar un lote de neumáticos importados para su posterior venta, es lo único que falta del departamento de Quilmes del letrado, de 48 años.

«Mi hijo no se fue por su propia voluntad. Entendemos que fue privado de su libertad y que lo tienen cautivo. Cayó en una trampa y fue torturado para que dijera dónde estaba el dinero. De su departamento solo falta una importante suma», afirmó a LA NACION Norma Wambold, la madre de Altamura.

La familia no conoce la cantidad de dinero exacta que el abogado tenía guardada en su departamento de un edificio situado en 25 de mayo al 200, en Quilmes. Sí sabe que era una importante suma en dólares.

Los detectives de la policía bonaerense que colaboran con el fiscal de Quilmes Ariel Rivas, a cargo de la investigación, no solo buscan a Altamura, sino también la moto Honda CRF 250 roja y blanca del abogado, con la que el 13 de julio, a las 15.30, salió de su departamento después de haber despedido a su novia, que se fue en auto. Lo último que se sabe del letrado es que estuvo con un amigo, con el que caminó un rato.

«Son varias las hipótesis que maneja el fiscal Rivas y mientras se investiga se continúa con los rastrillajes. No se pudo determinar aún qué cantidad de dinero falta del departamento de Altamura», explicó a LA NACION una fuente judicial

La causa, hasta el momento, está caratulada como averiguación de paradero. Padre de una niña que ayer cumplió 12 años, Altamura es un apasionado de las motos. El año pasado fue campeón nacional amateur de motociclismo, dijo Wambold.

«La moto no pudo ser hallada. Seguramente no la vamos a poder encontrar porque pudo haber sido reducida y vendida en partes. Si bien no está comprobado, se sospecha que fue el vehículo utilizado en una serie de robos después de la desaparición de Salvador», sostuvo la abogada que representa en el expediente a la familia Altamura, Solange Alonso Barnetche.

La familia hizo la denuncia por la desaparición del abogado el 14 de julio a la noche, después de que sus padres fueran a buscarlo al departamento. Antes de eso, pensaban que no se podían comunicar con él porque le funcionaba mal su teléfono celular, un iPhone.

«Cuando vio la cama hecha, la novia de mi hijo dijo, convencida, que él no había dormido [la noche del 13 de julio] en su departamento porque todo estaba como ella lo había dejado», recordó la madre del abogado.

Fuente: La Nación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *