Sesión ordinaria: la concejal Susana Cano hizo un homenaje por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Con la lectura de una reflexión escrita por una integrante de Juntos por Quilmes y del colectivo feminista, la concejal del Frente de Todos, Susana Cano, realizó un reconocimiento a la lucha de las mujeres, durante la sesión ordinaria llevada adelante ayer martes.

 “Ayer -por el lunes- fue 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora. No fue un día para celebrar, no fue un día feliz. Se trata de un día para conmemorar la lucha de todas las mujeres; porque en realidad hasta las que no se dan cuenta, están inmersas en el colectivo de mujeres que está hace muchísimos años en la lucha con el objetivo de conquistar derechos para todas…”, sostuvo la edil al hacer referencia al 8M.

En ese marco, agregó: “Como nuestra doctrina nos enseñó, no nos quedamos en palabras y ayer, más allá de luchar como todos los días, estuvimos al lado de cada una de nuestras compañeras, vecinas, amigas… ahí, en el barrio”.

Posteriormente, hizo lectura de una reflexión de Marisa Marisa Hutchison. “Creo va a reflejar a todas y todos”, aseguró Cano.

A continuación, el texto:

«Todo comenzó con un NO»

Muchas de nosotras hemos aprendido a decir «no es no», un camino arduo y que aún cuesta vidas de víctimas de violencia, por el sólo hecho de ser mujer. Los casos de femicidios nos ocupan y preocupan pues estamos inmersas en una sociedad patriarcal cuya justicia no es ciega sino machista. Justicia que es lenta e ineficiente. La eficacia está en el conocimiento de las leyes y en darles el valor que las mismas tienen. El sentido común no puede estar basado en la costumbre si se trata de violencia de género y de allí que debemos lograr el verdadero enfoque de perspectiva.

Las mujeres somos el sector de la sociedad que sufrimos mayor violencia y discriminación y no somos mayoría; la supuesta mayoría es lo hegemónico y de allí el «patriarcado». Este Poder Judicial no es representativo de las minorías vulnerables, al contrario, las hostiga. En el contexto de la pandemia mundial, el asfixiante grito de ayuda se multiplica en cada hogar, siendo la niñez protagonista directa de la violencia en sus múltiples expresiones.

Hubo muchos NO, el de Rosa Park fue terminante al negarse a ceder el asiento a una persona blanca mientras viajaba sentada en un bus de Alabama pues una absurda Ley así lo exigía; Rosa fue arrestada, fichada y multada, una mujer silenciada por algunos historiadores. Ella dio inicio a la lucha e igualdad por los Derechos Civiles en los EEUU cuando aún Martin Luther King era un desconocido.

Como el NO de Juana Azurduy cuando al frente de 200 mujeres indígenas derrota a las tropas españolas invasoras en Marzo de 1816. O aquel otro NO de Berta Cáceres que junto al pueblo lenca defendieron al río Gualcarque para evitar que una empresa multinacional construyera una represa, modificando así toda la biodiversidad de su cause. Berta fue asesinada hace 5 años por ser mujer pero dicen que suelen verla de tanto en tanto por la orilla, orgullosa de que el agua siga corriendo libre y feliz llevando vida a todos.

Mujeres todas, trabajadoras esenciales, visibles o invisibilizadas, mujeres todas lo saben: lo colectivo se vuelve el cimiento más fuerte de nuestra fuerza, la que trasciende mares, arenas, salares, montañas, por todo el planeta.

«Mujer, si te han crecido las ideas, de ti van a decir cosas muy feas, que no eres buena, que si tal cosa, que cuando callas…te ves mucho más hermosa».

«Mujer mañana es tarde y el tiempo apremia».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *