Detienen a un hombre por golpear y encerrar a su esposa porque la comida estaba salada

Un hombre fue detenido como acusado de haber golpeado en el rostro y encerrado en una vivienda a su esposa, quien tiene su movilidad reducida, porque la comida estaba «salada», en el partido bonaerense de Quilmes, informaron fuentes judiciales y de la fuerza.

El hecho ocurrió el lunes por la tarde en una casa situada en la calle 897 al 6800 del mencionado distrito de la zona sur del conurbano cuando personal de la comisaría 4ta. recibió un llamado al 911 de la propia víctima.

Fuentes policiales y judiciales informaron que el personal llegó al lugar pero no fueron atendidos por ninguna persona, por lo que que consultó a los vecinos que les dijeron que en horas de la tarde se habían escuchado algunos gritos.

El radio operador 911 logró comunicarse con la mujer, la cual comenzó a gritar y a pedir auxilio, tras lo cual la Policía ingresó al inmueble por los techos.

Según las fuentes, los efectivos se encontraron con un hombre de 61 años, llamado Alejandro, que no hizo caso a las indicaciones y se resistió, por lo que fue reducido inmediatamente.

El personal fue a la parte trasera de la vivienda donde había una especie de galpón y provenían los gritos de auxilio.

Allí, los policías encontraron a la mujer, de 57 años, quien se encontraba en estado de shock y presentaba algunos golpes en el rostro y su oído.

La víctima aseguró que su esposo la había golpeado y encerrado en ese lugar, y que tenía armas de fuego, por lo que ella misma autorizó el ingreso de los efectivos.

«Todo se desencadena cuando él se enoja porque la comida estaba salada y le empieza a pegar trompadas en la cara y en el oído, la mujer está todavía en el hospital», precisó un vocero encargado de la pesquisa.

Las fuentes añadieron que los oficiales hallaron un rifle de aire comprimido calibre 5,5 milímetros, una pistola marca FM calibre 9 milímetros, un revólver .38, una pistola calibre .25, más de 150 proyectiles de diversos calibres, una bayoneta y tres cuchillos.

El fiscal Alejandro Ruggeri, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 10 especializada en Violencia Familiar y de Género, dispuso la aprehensión del acusado por el delito de «lesiones leves agravadas en el marco de violencia de género».

A su vez, Ruggeri pidió la conversión de la aprehensión en detención que ayer fue convalidada por el juez de garantías y este miércoles lo indagará por ese delito.

«No había denuncias previas pero la mujer refirió que la convivencia era en un marco de violencia», concluyó la fuente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *